El valor y la calidad de cualquier empresa depende en gran medida de las personas que la conforman y la energía con la que llegan todas las mañanas a trabajar, una empresa activa es la que consigue convertir los lunes en viernes. La gente es el valor más preciado de cualquier empresa y antes de pensar en los resultados debemos centrarnos en esas personas.

Cuando el grupo de personas que forman una empresa, es feliz en su trabajo, ese estado anímico se transmite a su familia cuando llega a casa y eso no solo es altamente positivo, sino que se contagia, que es lo realmente mágico.

Una de las claves hoy en día para lograr que tu empresa sea dinámica, activa y exitosa radica en pararse cinco minutos y analizar tu proyecto empresarial, pero no desde el punto de vista económico, para el cual ya existen profesionales muy cualificados que nos asesoraran de todos estos aspectos. Me refiero a analizar si tu empresa es tal cual tú la pensaste y reflexionar sobre si la gente de la que te rodeas todas las mañanas sonríe frecuentemente o por el contrario sientes que vives en un funeral perpetuo. Como empresario tienes que descubrir si a tus equipos les apasiona el trabajo que desarrollan, si están a gusto en su entorno laboral y con los compañeros y sobre todo interntar conocerlos a nivel personal (pasiones, anhelos, necesidades personales y familiares, etc.) Si les facilitas poder conciliar, les motivas en lo que hacen, los apoyas. Si consigues que el equipo humano esté alineado con los valores de la empresa, tendrás en tus manos la empresa más feliz del mundo.

Un equipo motivado rinde mucho más por los objetivos de la organización que uno que no lo está. Las empresas que fomentan ser lugares excelentes donde trabajar, generan un retorno 2 veces superior que el resto de compañías. Pero esto no es ningún descubrimiento reciente, como personas cuando realizamos acciones que nos apasionan, nos involucramos con mayor compromiso y atención, que cuando esto no ocurre, nos sentimos cómodos, disfrutamos y hacemos de este trabajo algo agradable y estimulante.

Pero somos conscientes que, en el panorama actual de las pymes, que dedican todos sus recursos y esfuerzos en tomar medidas acertadas para conseguir salir del profundo pozo en el que hemos caído en estos últimos años de crisis, es difícil convencer a los empresarios para que sean valientes y decidan dar un paso más para conseguir transformar su empresa en un proyecto estimulante, donde el grupo humano que la conforma vive y disfruta su jornada laboral como si todos los días fueran viernes.

Para conseguir todo esto, simplemente es necesario tener en cuenta unas pocas claves que conseguirán transformar el ambiente interno y externo de nuestra compañía, en otro mucho más agradable y apasionante. Y esto que parece poco, como hemos dicho se transmite a nuestros clientes con una relación más cercana y eficaz, se transmite a nuestros proveedores que les motiva a estrechar la colaboración con nosotros y la convierte en más positiva y se transmite a la sociedad en general, creando un valor añadido a nuestra imagen como compañía que le da una solvencia y garantía final muy apreciada en estos momentos.

Desde kaukus mediación, hemos preparado todo un programa para poder analizar el clima de convivencia y el índice de felicidad que se produce en las empresas y así fomentando un clima de diálogo permanente con los directivos y empresarios para conseguir;

  • Que el grupo humano de la compañía, se sienta comprometido con los objetivos de la misma, aumentando su nivel de compromiso y dedicación, lo que irremediablemente ocasionará un aumento de la productividad.
  • Disminuir los costes derivados de la conflictividad en el centro de trabajo y la baja productividad, producidos por la falta de un diálogo más efectivo entre los trabajadores y la estructura empresarial, entre los departamentos de la misma compañía, entre lo compañeros de trabajo, etc.
  • Mejorar el clima organizacional, puesto que las empresas son entes vivos, formados por personas que aprenden, crecen y se transforman.
  • Mejorar las relaciones interpersonales del grupo humano de la compañía, basados en la comunicación, la empatía, la eficiencia y la conciliación familiar.

Para terminar, me gustaría aportar algunos datos para la reflexión;

  1. Si pasamos casi el 70% de nuestra vida en el lugar de trabajo, porque no transformarlo en algo mucho más motivador y así conseguiremos mejorar nuestra calidad de vida y de todos aquellos que los que nos relacionamos.
  2. Si una persona feliz es más productiva, más creativa, mejora el ambiente de trabajo y transmite fuera de la empresa esa imagen que tanto valor positivo nos aporta. ¡A que esperamos!
  3. Si algunas empresas pasan hasta el 50% de su tiempo gestionando conflictos, ¿por qué? tan solo el 5% “DICEN NO TENERLOS”.
  4. Si alrededor del 40% de los conflictos se producen entre los empleados y al 81% de estos les afecta de manera considerable en su productividad, cuando no vamos a parar para estudiarlo y tenerlo en cuenta.

 

Para terminar con este artículo y ya que nos encontramos en el mes de julio y muchos de vosotros/as estáis pensando en ese periodo de descanso vacacional merecido, simplemente desearos; ¡mucha felicidad estos días y que disfrutéis plenamente!

 

“El secreto de la Felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace”

León Tolstoi

 

Por Juan A. Muñoz Kaukus mediación – 27 de julio 2018

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.