27 noviembre, 2018

Familia

El vínculo que une a la familia es el amor y el respeto.

A lo largo de su vida, las familias deben hacer frente a diversas situaciones de dificultad, que si no se resuelven adecuadamente producen mucho malestar entre sus integrantes.

La mediación

en la familia

     La mediación familiar, es un espacio de comunicación, por ello, la posibilidad de que se cree ese espacio entre las partes es el deseo más común de quienes acuden a mediación.

     Es un espacio donde será más fácil centrarnos en el futuro, en lo que queremos que suceda. Un espacio donde la responsabilidad de las decisiones recae sobre los miembros de la familia y no sobre un tercero.

   Un espacio, también, donde puede ser más fácil hacer y escuchar propuestas y plantear y escuchar necesidades. Un espacio donde, por último, es más fácil alcanzar un acuerdo, una decisión compartida, que luego podamos cumplir.

¿Qué temas podemos trabajar en mediación familiar?

Separaciones y/o divorcios

La mediación familiar, facilita que la ruptura de la pareja se constituya en un paso hacia delante en el ciclo evolutivo de la familia, y no en un obstáculo insalvable para reconstruir relaciones diferentes entre todos sus miembros y con el entorno de éstos.

Toda separación matrimonial supone en mayor o menor medida un desajuste de la organización familiar. El objetivo final de la mediación es ayudar a establecer la organización familiar desde una nueva configuración, ofreciendo una nueva identidad familiar, donde las figuras familiares adquieren nuevos significados, respecto a la configuración familiar anterior. De esta forma se favorece el restablecimiento de las relaciones, aunque ello será desde nuevos significados.

Conflictos padres & hij@s

    La mediación familiar, es espacio para la escucha, en las situaciones en las que padres y madres pueden sentir frustración, culpa, desbordamiento o impotencia, coinciden con frecuencia con el momento evolutivo de la adolescencia.

    En esta etapa los lenguajes de unos y otros pueden percibirse como “incompatibles” o “incomprensibles” y la diferencia generacional entre padres e hijos parece agudizarse. La comunicación se hace especialmente complicada porque los hijos tienden a encerrarse y los padres suelen adoptar una actitud de imposición, que rara vez funciona.

Otros conflictos familiares

La mediación familiar, ofrece espacios de diálogo para aquellas situaciones de conflicto que se generan por dificultades que bloquean los procesos de acuerdos entre los miembros de la unidad familiar, como son entre otros los siguientes:

  • Conflictos entre hermanos, generados por responsabilidades que han de compartir o de asumir respecto a otros miembros de la unidad familiar, como suele ser el cuidado de enfermos, disminuidos psíquicos o físicos, ancianos, etc.
  • Conflictos derivados por procesos de emancipación no concluidos, como sucede con los jóvenes adultos que alargan la dependencia de los padres.
  • Conflictos generados por motivos de herencia que enfrentan a los miembros de la familia.

¡Si crees que la mediación podría ayudarte en tu problema!

¡Te contestaremos en la mayor brevedad posible y de manera gratuita!


En kaukus mediación ponemos a tu disposición un equipo de profesionales dispuestos a acompañarte...... 


 *   1ª Consulta gratuita