Pan moreno con semillas de esperanza

Pan moreno con semillas de esperanza

 

Esta pequeña reflexión que aquí os dejo no tiene otra aspiración que ofrecer un pequeño homenaje a un gran libro que acabo de leer y que, aunque yo no soy muy amante de los libros que hacen un nudo en la garganta, si creo que de vez en cuando vale la pena dejar a un lado los prejuicios y disfrutar de una lectura apasionada que hagan aflorar esas necesarias y bonitas emociones.

           Imagino que muchas personas cuando lean este artículo, no coincidirán conmigo en muchas de mis afirmaciones, pero en eso consiste la convivencia, en respetar las ideas de los demás. No pretendo crear verdades absolutas, ni dar lecciones a nadie, pero como por suerte vivimos en la sociedad de comunicación, y me ofrece la oportunidad de comunicarme, así lo hago, pues tengo la necesidad de trasladaros mi verdad, que es mía y seguramente diferente a la vuestra.

            Nos encontramos en una sociedad complicada de vivir, pero no porque sea difícil de hacerlo, es porque nosotros así queremos que sea. Es paradójico que en la era de la comunicación global, sea eso precisamente lo que más echamos en falta. Una comunicación de verdad, real, efectiva, honesta. Nos dejamos manipular por una realidad ficticia que nos crea falsas expectativas, cuando realmente nosotros no necesitamos que nadie nos indique el camino a seguir, solo tenemos que guiarnos por esos valores universales, que siempre nos han acompañado, pero que últimamente hemos olvidado, como; la honestidad, el aprecio, el respeto, la tolerancia y la libertad.

            Vivimos obsesionados por imitar, copiar y aspirar a ser otras personas que realmente nunca podremos llegar a ser, pero nos gusta aparentar que lo somos. Y ello nos lleva en numerosas ocasiones a la frustración y a desperdiciar nuestra verdadera vida, interpretando la vida de otros. Pero lo peor de todo, es que inculcamos estas conductas a las personas que guiamos. Intentamos diseñar la vida de los que nos rodean, condicionar sus actuaciones, bajo nuestro guion. Lo que lleva a repetir los mismos errores que nosotros hemos cometido.

            Hemos perdido algunas de las principales habilidades del ser humano, que no son otras que la comunicación positiva y eficaz, somos capaces de mantener largas conversaciones a través de los medios que la tecnología pone a nuestro alcance, pero no somos capaces de transmitir empatía y emoción en la comunicación personal.

            Pero todo esto debemos cambiarlo, porque lo necesitamos para poder sobrevivir, porque somos seres sociales y la comunicación es nuestra manera de relacionarnos. Porque nos estamos dando cuenta, que este camino tenemos que cambiarlo pues nos conduce a realidades que no nos gustan.

            Y así avanzaremos hacia una realidad mejor, donde el diálogo será nuestra herramienta de vivencia y de supervivencia. Donde aprenderemos a comunicarnos de una manera honesta y responsable, respetando y comprendiendo los relatos de los demás. Donde diremos lo que nos preocupa a los que nos rodean y les haremos partícipes de nuestros sentimientos para que los comprendan.

            Porque, no se nos ha olvidado pedir perdón cuando nos equivocamos y tampoco se nos ha olvidado dar las gracias cuando nos ayudan. Porque sabemos que ofrecer es mucho más gratificante que exigir. Porque somos conscientes que no siempre estamos acertados y a veces causamos daño a los demás, pero seremos responsables de nuestros actos y sabremos repararlos. Porque sabemos y respetamos que todos somos diferentes y únicos y esa es nuestra virtud como humanos. Porque no somos una sociedad cliente y tenemos que empezar a construir todos juntos nuestro futuro.

            Soy consciente que nos queda camino por recorrer, sé que comunicar es fácil, lo difícil es trasmitir para provocar un cambio, pero al igual que el pan moreno, que resulta un poco amargo, podemos empezar a amasarlo añadiéndole unas semillas de esperanza que harán que su sabor sea más agradable y nos invite a seguir comiendo.

Por Juan A. Muñoz Lorenzo – kaukusmediación -25/04/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *